Diversos sectores de Barahona piden al Presidente detener la destrucción de sus recursos naturales y su malecón.

Diversos sectores  de Barahona piden al Presidente detener la destrucción de sus recursos naturales y su malecón.

Barahona 18 Octubre.- El presidente de la República y funcionarios de su gobierno han decidido impedir el desarrollo turístico, agropecuario e industrial y el bienestar del pueblo y provincia de Barahona, destruyendo sus recursos y riquezas naturales y el malecón de la ciudad para favorecer intereses y proyectos de empresas nacionales y extranjeras vinculadas a la minería, la industria cementera y al turismo en otros polos turísticos.

El Licenciado Luis Abinader avaló sin revisar las concesiones mineras otorgadas por 75 años a la compañia Belfond Enterprise en el gobierno anterior, en violación de la Constitución y leyes del país, y autorizó a los ministros de Energía y Minas y de Medio Ambiente y al director de Autoridad Portuaria, vía la vicepresidente de la República, a que en plazo de un mes dieran las licencias y autorizaciones que durante 7 años elpasado gobierno había negado, instrucciones cumplidas en tiempo récord de 15 días, en violación de todos los procedimientos reglamentarios establecidas para la tramitación y aprobación de proyectos.

Es en base a estas licencias y autorizaciones ilegales y espurias es que la Belfond depreda las montañas de Las Filipinas y Santa Elena, en la Sierra de Bahoruco Oriental, acabando con sus bosques, suelos, cuencas altas de más de 30 ríos y arroyos que allí nacen, su biodiversidad endémica, clima y belleza escénica que le caracterizan y constituyen la base principal de la vida de unas 150 mil personas y del desarrollo eco turístico y bienestar futuro de Barahona.

Al parecer, a estos sectores empresariales, a los que pertenecen las empresas familiares del presidente de la República, les interesa más la gran reserva de Roca Caliza y Carbonato de Calcio (insumos en la fabricación del cemento) que posee la Sierra de Bahoruco, que sus riquezas naturales y medioambientales, que al destruirlas eliminan,  además, la posibilidad de un futuro desarrollo turístico y ecoturístico de Barahona y su posible competencia con otros destinos nacionales ya establecidos.     

Pero no conformes con ese crimen, el presidente  Abinader, Orlando Jorge Mera, Antonio Almonte y Jean Luís. Rodríguez también decidieron arrendar por 75 años el puerto de Barahona a esas empresas minero-industriales para exportar a granel sus productos, actividad con la que ponen en grave peligro la salud de la población, el ambiente y el ornato de la ciudad, al agredirla con las nubes de polvo contaminante y patógeno que se generan.

Para colmo del ensañamiento contra Barahona, han decidido destruir el patrimonio físico-espiritual que para ésta representa el malecón de la ciudad, eliminando la hermosa panorámica marina que le caracteriza con la instalación de equipos y estructuras permanentes en el puerto y área contigua y el levantamiento de un inútil “muro verde” de bambú, con la absurda pretensión de impedir que las partículas micrométricas y cancerígenas del polvo que generan sus operaciones alcance el ambiente urbano y dañe la salud de la población.

Por demás, el saturado y peligroso tránsito de volteos, volquetas y demás vehículos de cargas pesadas por el malecón durante los periodos de embarque imposibilita las actividades sociales que allí se realizan y perjudica al comercio local, forzándolos  al cierre temporal y, a la larga, llevándolos a la quiebra.

Frente a estos evidentes, constantes y progresivos abusos, desconsideraciones y agresiones del presidente de la República y los funcionarios citados contra el pueblo de Barahona y la región Enriquillo, ejecutadas directamente sobre éste y contra sus riquezas naturales, patrimonio físico-espiritual y su derecho a una vida digna, al desarrollo sostenible y al bienestar social, EXIGIMOS:

1. El cese de la actitud, medidas y acciones irrespetuosas, abusivas y desconsideradas del Sr. presidente de la República y sus funcionarios contra el pueblo de Barahona y la Región Enriquillo;

2. El respeto a sus derechos constitucionales como dominicanos al tratamiento justo e igualitario, al disfrute de una vida digna, a la salud, a un ambiente sano, al desarrollo integral en armonía con la naturaleza, a la paz social y espiritual y a la participación en los procesos de gestión y toma de decisiones en los asuntos públicos que nos afectan y conciernen;   

3. La prohibición inmediata por Decreto de la explotación minera del Bahoruco Oriental y su declaración total como área protegida, parte integrante del Parque Nacional Sierra de Bahoruco y, como tal, de la Biosfera Jaragua-Bahoruco-Enriquillo;

4. El sometimiento a la justicia de los violadores de la constitución y leyes del país relacionadas con la depredación de los recursos naturales medios ambientales de ese patrimonio regional, nacional y de la humanidad y su condena al pago y remediación de los daños ocasionados por tales violaciones; 

5. La declaración del puerto de Barahona como puerto turístico y la prohibición inmediata y definitiva de las operaciones de exportación a granel de productos mineros por sus muelles;

6. El desmantelamiento de los equipos y maquinarias allí instalados y demolición de toda estructura, edificación y muro levantado en el área y zona costero-marina frente al malecón de la ciudad; 7. La recuperación del diseño del proyecto de Puerto de Cargas de Barahona en Punta Manzanillo, de la Bahía de Neiba, e inicio de su construcción el pr

Facebook Comments

El RiachueloRD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.